Aptus | Potenciadora educacional

12 pilares para usar las tecnologías de manera efectiva para el aprendizaje – Pilar 11. Entrega retroalimentación

03 · diciembre · 2020
Paul Kirschner y Mirjam Neelen

En los últimos meses, el mundo de la educación se ha visto forzado a enfrentar rápidamente diversos desafíos que ha impuesto la pandemia provocada por el COVID-19. Esto ha significado un tremendo esfuerzo para profesores, directivos, formadores, estudiantes y organizaciones educativas, que han visto la necesidad de adaptarse a una realidad totalmente nueva; el aprendizaje ha dejado de ocurrir en las aulas mediante el contacto directo y ha pasado a depender de las posibilidades, aún poco conocidas, que nos entregan las tecnologías digitales. Todo esto se traduce en una carga importante para docentes y familias, los que han debido coordinar nuevos horarios, rutinas familiares, condiciones materiales y tecnologías disponibles en sus propios hogares. De un momento a otro, los docentes han tenido que diseñar nuevas formas de enseñar en un contexto totalmente diferente y, en muchos casos, seleccionar por sí mismos —entre la enorme variedad de herramientas digitales—, la tecnología que servirá mejor para sus objetivos.

Entre los esfuerzos que estamos haciendo como organización para adaptarnos a este desafío, está la búsqueda de información sobre cómo se aprende mejor en la enseñanza remota. Es así como encontramos el blog de Paul A. Kirschner y Mirjam Neelen (aquí) y los 12 pilares para usar las tecnologías de manera efectiva para el aprendizaje, que son una traducción al inglés de las entradas que escribió originalmente Wilfred Rubens en holandés (aquí). Estas publicaciones se basaron en el libro Lessons for Learning: 12 building blocks for effective teaching de T. Surma, K. Vanhoyweghen, D. Sluijsmans, G. Kamp, D. Muijs y P. A. Kirschner (2020) (aquí), el cual versa sobre doce principios de enseñanza basados en evidencia científica.
El objetivo de las doce publicaciones (una por cada principio) de Rubens es analizar cada uno de esos pilares, pero esta vez con un foco en los procesos de enseñanza-aprendizaje en el contexto remoto, sugiriendo herramientas y recomendaciones concretas.1

Agradecemos enormemente la generosidad de Paul A. Kirschner y Mirjam Neelen por permitirnos traducir sus entradas de blog; también a Wilfred Rubens por permitirnos difundir sus interesantes recomendaciones; y a todos los co-autores de Lessons for Learning: 12 building blocks for effective teaching por el valioso conocimiento que nos aporta su libro.

12 pilares para usar las tecnologías de manera efectiva para el aprendizaje:

Pilar 11. Entrega retroalimentación

Los autores de Lessons for Learning enfatizan la importancia de entregar retroalimentación:

“La retroalimentación es una de las medidas más poderosas para fortalecer el aprendizaje. El objetivo de la retroalimentación es brindar a los alumnos información sobre su proceso de aprendizaje y ayudarles a alcanzar los objetivos de aprendizaje. Sin embargo, entregar una retroalimentación eficaz es complejo, una retroalimentación que no estimula o no hace que los estudiantes piensen o actúen, es ineficaz, por lo que, en este caso, primero se necesitaría de algo más.”

La retroalimentación ayuda a los alumnos a aprender y a entender lo que se espera de ellos. A menudo la retroalimentación se utiliza en combinación con otros pilares. Los autores de Lessons for Learning diferencian entre tipos de retroalimentación, como la retroalimentación correctiva [si una respuesta era correcta y, si no, cuál debería haber sido], la retroalimentación directiva [si una respuesta era correcta y, si no, cómo el alumno debió haber realizado la tarea], y la retroalimentación epistémica (retroalimentación que hace que el alumno piense: ¿cómo se podría haber hecho esto de otra forma? ¿Cuál habría sido la respuesta si lo hubiera enfocado de esta otra manera?). La retroalimentación puede ser entregada por el instructor, profesor u otros expertos (haya sido planificado previamente o no), pero también por los compañeros o por alumnos para sí mismos (mediante, entre otras cosas, problemas resueltos2).

Yo [Wilfred Rubens] creo que se deben tener en cuenta tres aspectos al dar retroalimentación. En primer lugar, la calidad de la retroalimentación. Tim Surma y sus coautores especifican la retroalimentación efectiva por medio de dos estudios de revisión que establecen que la retroalimentación debe ser estructurada, clara, simple pero desafiante, y específica. Además, la retroalimentación es más que una calificación, también debería incluir la estrategia para resolver un determinado problema o tarea. Se trata más del proceso que del producto, la retroalimentación debe tener en cuenta el nivel de los alumnos y no debe ser personal (¡Oh, eres inteligente!)3. Los autores también explican cómo funcionan el feedup, la retroalimentación (feedback) y el feedforward4.

Puedes utilizar las tecnologías para el aprendizaje con el fin de dar una retroalimentación preprogramada, lo que significa que puedes incorporar la retroalimentación cuando elaboras una evaluación; indicas qué retroalimentación deben recibir los alumnos cuando dan una respuesta correcta o incorrecta. Y cuando las preguntas sean de respuesta abierta, los alumnos pueden recibir la respuesta experta del instructor o profesor. En otras palabras, te haces responsable de elaborar la retroalimentación y, por lo tanto, de su calidad. Una ventaja importante es que los alumnos reciben inmediatamente la retroalimentación. Aunque esta suele ser genérica y no específica, lo que constituye una desventaja en las preguntas de respuesta abierta. Además, los alumnos pueden fijarse en la retroalimentación de los resultados y no en la retroalimentación del proceso. Los sistemas adaptativos para las asignaturas de lenguaje y matemáticas, por ejemplo, utilizan ejercicios con retroalimentación, pero su calidad no siempre es confiable. Actualmente, la inteligencia artificial ocupada por las tecnologías para la mejora del aprendizaje está en alza. Una de sus aplicaciones es ser capaz de analizar los textos de los alumnos y luego proponer una intervención (como entregar retroalimentación, elegir instrucción extra, entre otros). Este avance ofrece la posibilidad de entregar una retroalimentación más específica. Para ello, sin embargo, se necesitan muchos textos para poder hacer tales análisis y ofrecer una retroalimentación efectiva. De todas formas, esta aplicación parece ser prometedora.

En segundo lugar, el tipo de retroalimentación. Por ejemplo, se puede entregar una retroalimentación escrita, oral o mediante video. Yo [Wilfred] he visto ejemplos de proyección de pantalla en los que el instructor o profesor analiza el texto de un alumno mientras demuestra lo que este podría haber hecho de forma diferente. Estos distintos tipos de retroalimentación tienen sus ventajas y desventajas. La profesora Diane Laurillard explica en uno de sus clips educativos que la retroalimentación se da mejor de manera oral que por escrito. Por lo visto, este no es el caso de las matemáticas, ya que la retroalimentación oral no funciona tan bien (hay que ser capaz de ver las fórmulas). Tim Surma también escribe que la retroalimentación oral puede ser interpretada de forma más subjetiva (por ejemplo, debido a la entonación del hablante). También puedes utilizar tu teléfono inteligente para grabar la retroalimentación. Un metaanálisis sobre el momento y el contenido de la retroalimentación indica que cuando los alumnos estudian un texto, la retroalimentación generada por computador les ayuda más que la retroalimentación personal [yo, Wilfred, supongo que esto se debe a que la retroalimentación generada por computador se da inmediatamente después de terminar la evaluación].

En tercer lugar, el sistema que se utiliza para entregar retroalimentación. Yo [Wilfred] ya he mencionado los sistemas adaptativos con ejercicios y retroalimentación. Estos sistemas se adaptan al nivel del alumno (basado en datos y condiciones). Los ambientes electrónicos de aprendizaje permiten entregar una retroalimentación por medio de funcionalidades específicas. En ocasiones se puede grabar la retroalimentación de inmediato, pero normalmente hay que insertar un archivo de audio. A menudo también se pueden utilizar funcionalidades para la retroalimentación de los compañeros. En ese caso, el instructor o profesor arma equipos de alumnos (ya sea a mano o generados aleatoriamente por el medio de aprendizaje) y los hace entregarse retroalimentación entre ellos: cuando el aprendiz A completa una tarea, el aprendiz B recibe una notificación para entregarle retroalimentación (por ejemplo, en un plazo específico), después, el alumno A incorpora la retroalimentación del alumno B. Evidentemente, este proceso requiere de una buena preparación. Los alumnos se vuelven interdependientes unos de otros (interdependencia positiva). También se trata de dar una retroalimentación efectiva, por lo que los alumnos necesitan que se les enseñe cómo dar una retroalimentación efectiva a sus pares, y la universidad KU Leuven ofrece información al respecto. Los sistemas de portafolios electrónicos5 suelen tener funcionalidades de retroalimentación (del profesor y entre pares) similares a las de los ambientes digitales de aprendizaje. Algunos sistemas de anotación6 también están destinados a entregar retroalimentación a los textos de los alumnos. Estos sistemas suelen tener una base de datos con textos estandarizados para entregar retroalimentación que proporcionan información que los instructores o profesores pueden aprovechar. Al mismo tiempo que le ahorra tiempo al profesor, también hace que su retroalimentación sea menos personalizada. Para combatir esto, se pueden combinar textos estandarizados con textos más personalizados. Se recomienda encarecidamente hacer una revisión de los elementos de los textos estandarizados al entregar retroalimentación. Por último, pero no por ello menos importante, también existen sistemas separados para entregar retroalimentación. Pitch2peer7 es una plataforma holandesa para permitir la retroalimentación, del profesor y entre pares, sobre los videos hechos por los alumnos (retroalimentación cualitativa y un juicio cuantitativo). Los sistemas como Feedback Fruits8 están pensados principalmente para facilitar la revisión entre pares (aunque esta aplicación cuenta con muchas más funcionalidades). Feedpulse apoya una forma específica de entregar retroalimentación. Plexuz fue desarrollado específicamente para la capacitación médica.
En esta publicación de blog se incluyen solo cuatro ejemplos de aplicaciones para la retroalimentación de parte del docente y entre pares. Hasta cierto punto, pueden ser integradas en su entorno de aprendizaje digital (a través del llamado LTI-link9).

 

Post anterior: Realiza evaluaciones

Post siguiente: Aprende de forma más efectiva

 


Notas del blog original y notas del traductor:

1 Estos blogs no consideran criterios o requisitos específicos de selección (por ej. costos) de las tecnologías para el aprendizaje. Es aconsejable tomar en cuenta qué tecnologías para el aprendizaje ya usa tu organización y cuáles de las opciones disponibles son compatibles. Las diferentes herramientas o funcionalidades tienen fortalezas y debilidades, y, por lo tanto, es necesario explorar las propiedades y hacer una elección consciente. En todos los casos, siempre habrá que velar por la seguridad de los datos.

2 Los problemas resueltos y parcialmente resueltos son una estrategia de enseñanza y aprendizaje que ha sido respaldada por diversas investigaciones científicas como efectiva para el aprendizaje. Consiste en presentar a los estudiantes problemas con distintos niveles de resolución, el efecto mayor se da cuando se entregan o muestran problemas completamente resueltos a estudiantes con pocos conocimientos en los contenidos (principiantes), pero se usan problemas parcialmente resueltos y con cada vez menos información a medida que los estudiantes avanzan en los objetivos de aprendizaje (se vuelven más expertos). Por su parte, los problemas libres de metas buscan promover que los estudiantes se centren en el proceso de resolución de diversos resultados que puedan encontrar en un problema, en contraste con pedirles que solo encuentren uno específico. Si te interesa ver ejemplos de cómo funcionarían estas estrategias en el aula, entre muchas otras estrategias, te recomendamos revisar este excelente documento: Teoría de la carga cognitiva en práctica: ejemplos para la sala de clases. También te contamos que Craig Barton en su libro Cómo me gustaría haber enseñado matemáticas presenta muchos ejemplos de cómo ha aplicado estas estrategias en sus clases de matemáticas.

3 Relacionado a la retroalimentación enfocada en el proceso y no en las características personales de los estudiantes, Daniel Willingham escribió un excelente artículo llamado Cómo lo elogios pueden motivar – o desmotivar.

4 El feedup consiste en clarificar desde el comienzo cuál será el objetivo de aprendizaje final; el feedback refiere a la retroalimentación que se entrega durante el proceso de aprendizaje de los estudiantes; y, por último, el feedforward permite a los docentes modificar sus estrategias de enseñanza en respuesta al nivel de comprensión y logro de los objetivos de aprendizaje por parte de los estudiantes.

5 Un portafolio electrónico es un espacio digital donde es posible almacenar un conjunto de trabajos, tareas, o creaciones que pueden ser mostradas en distintos formatos digitales (videos, imágenes, audios, textos, etc.), y que puede ser creado en distintos tipos de plataformas (como blogs, y cualquier aplicación que permita subir y compartir trabajos).

6 Los sistemas de anotación web permiten escribir comentarios, o editar contenidos que han escrito otras personas en una página web. Por esto, pueden usarse para la retroalimentación entre pares. Para conocer herramientas de anotación web puedes leer aquí.

7 Si bien la página original está en holandés, la traducción automática de tu navegador puede dar una excelente aproximación.

8 En este video (subtítulos en español disponibles) puedes encontrar un tutorial sobre cómo utilizar Feedback Fruits para facilitar la retroalimentación entre pares.

9 Para entender mejor qué es una Interoperabilidad entre herramientas para el aprendizaje (LTI por su sigla en inglés), te recomendamos leer aquí.

 

Open chat
Necesitas ayuda?